CENSURA DE COMICS EN LOS ESTADOS UNIDOS. PARTE 2.

CONOCE LA CENSURA DE LOS COMICS EN USA. AÑOS 50. PARTE 2.

 

EN EL ARTÍCULO ANTERIOR ABORDAMOS UN TEMA MUY SENSIBLE DENTRO DE LA HISTORIA DE LOS COMICS, COMO LO ES LA CENSURA DENTRO DE LOS ESTADO UNIDOS. PUDIMOS ANALIZAR CÓMO NACIÓ EL MOVIMIENTO “ANTI-COMICS” DENTRO DE LOS ESTADOS UNIDOS, ENCABEZADO POR UN PISQUIATRA QUE LE DIO EL MATIZ CIENTÍFICO. ESTO DIO PIE PARA QUE ORGANIZACIONES CONSERVADORAS DIFUNDIERAN SU MENSAJE SOBRE UN POSIBLE DAÑO QUE LOS COMICS FOMENTABAN EN LOS NIÑOS. IGUALMENTE, SE ANALIZÓ CÓMO EL TEMA DE LOS COMICS SE POLITIZÓ HASTA QUE LA DISCUSIÓN LLEGÓ AL SENADO Y SE APROBÓ UNA LEGISLACIÓN QUE PROHIBIÓ LA VENTA DE LOS COMICS POR UN BUEN TIEMPO EN ESE PAÍS.

Ahora, en el presente artículo abordaremos otro tema sensible, y es que en la década de los años 40 y 50, se establecieron algunos inspectores de correos tales como oficiales de policía local, y activistas ciudadanos organizados que le impusieron límites a los comics.

La presencia de estos agentes aseguró que no proliferara ningún comic que se opusiera directamente a la participación de los Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial. Para aquel momento, hay que recordar, que los gustos de la sociedad estadounidense habían cambiado. Al terminar la Segunda Guerra Mundial, el tema de los conflictos bélicos y políticos ya se habían desgastado, y se necesitaba tener contenido circulando que infundiera un cierto apoyo de la sociedad norteamericana.

En este sentido, los comics basados en la guerra de Corea incluyeron historietas propagandísticas, que mostraban a la Guerra de Corea como una ofensiva comunista y como parte de un plan de conquista global.

Hay que decir, que muchos de los comics describieron a la guerra como un horror, pero insistían en la tesis de que los hombres tenían una responsabilidad de luchar en las guerras de su nación. Incluso, muchos apostaban por una acumulación masiva de efectivos militares para lograr una disuasión frente a una agresión del enemigo.

Otros comics, mostraron su actitud antibélica, mostrando escenarios terribles de la Primera Guerra Mundial, mientras que otros mantenían su narrativa y discurso de hacer ver a la acción militar como una forma efectiva de detener los crímenes de guerra del enemigo.

Lo cierto, es que ante este debate social, había personas que revisaban los comics y las historietas del momento, para tratar de restringir a aquellos comics que no apoyaban al tema de la guerra.

Límites a los comics.

 

Algunas de las instituciones más relevantes de las que imponían  límites a las apariciones de los comics estadounidenses en las décadas de los años cuarenta y cincuenta, han pasado por desapercibidas. Incluso, para muchos especialistas que han estudiado a profundidad el tema, pasan por alto muchas limitaciones a los comics para aquella época.

Hay que entender todo el papel que pudo desempeñar para ese momento el doctor psiquiatra Fredric Wertham, el personaje más controversial pero más importante en la censura de los comics en los Estados Unidos.

Hay que destacar que por aquellos años, los comics habían alcanzando una gran popularidad. En primer lugar, el tema de los superhéroes era el que más proliferaba, pero luego los gustos fueron cambiando por otros temas. Sin embargo, la censura era un factor común contra todas las temáticas. En ese momento, diversas fuerzas políticas y sociales intentaban sujetar el control de este medio de entretenimiento, ya que más que entretener lo veían como una fuente viable de información, para difundir cualquier mensaje de forma subliminal, y en ocasiones no tan subliminal.

Desde una perspectiva más amplia, los comics siempre han existido desde su primera aparición como parte de elementos mediáticos e informativos más amplios, que habían sido sometidos en su totalidad a escrutinios. Incluso, algunos medios de comunicación con más poderío, se usaron con el fin de silenciar a quienes creaban comics.

Al final, en los Estados Unidos, se pueden clasificar distintos tipos de censuras y características.

Formas de censura de Comics en Estados Unidos.

CENSURA COMICS

Como ya hemos hecho referencia, la censura de comics en los Estados Unidos fue un movimiento que nació desde algunas organizaciones sociales de clérigos, bibliotecarios y algunas personas conservadoras. Tomó fuerza, a partir de los testimonios del médico psiquiatra Fredric Wertham, quien otorgó el condimento científico a todo un argumento moralmente muy conservador y que hasta la fecha no había tenido ningún arraigo.

No obstante, con la opinión del especialista en psiquiatría, la hipótesis contra los comics fue tomando fuerza, los medios de comunicación para el momento le fueron dando más cobertura y la sociedad comenzó a desarrollar cierta fobia por los comics.

Incluso, la cereza del pastel la pusieron los políticos. El debate de censura contra los comics se elevó hasta el Senado de los Estados Unidos. También hay que destacar, que muchos senadores que vieron en peligro su escaño en la Cámara Alta estadounidense, decidieron montarse en esa ola y basar su campaña en la censura contra los comics, con la intención de lograr su reelección y mantener su puesto.

En este sentido, vemos como los comics estaban siendo atacados por todos los flancos. La industria parecía estar contra la pared y no se avizoraba nada a su favor que pudiera salvarla. Incluso, podemos enumerar varios tipos de censuras, y a continuación presentamos un listado con cada una de sus características.

  • Censura Postal: La industria del comic dependía en buena medida de su distribución por correo, a través del llamado privilegio de “envío de segunda clase”, que se hallaban subvencionados. Esta circunstancia permitía la posibilidad de que el servicio postal censurase el contenido de los comics. Sin embargo, cuando los parlamentarios preguntaron la posibilidad de prohibir el envío por correo de determinados “crime comics”, o de discriminar ciertas publicaciones, que según ellos no eran de interés para el público, los funcionarios de correo lo rechazaron. Estas sugerencias fueron consideradas inviables y contrarias a la libertad de expresión.

Aún así, la censura postal representó un caso apropiado para comenzar la discusión de la censura de los comics, ya que el doctor Fredric Wertham condenó por primera vez a los comics en el año de 1947. El testimonio de Wertham contrastaba las inofensivas fotografías nudistas que pretendían mostrar “la influencia del sol, el agua y las actividades al aire libre en el cuerpo humano” con los cómics “definitivamente dañinos”.

Sin embargo, la censura postal no prosperó. El que pudo ser el único caso de censura postal contra los comics, fue en la temática de “crimen”.

  • Censura policial: Para el año de 1948, el jefe de la policía de la ciudad de Detroit, Harry S. Toy, ordenó a la denominada “Escuadra Roja” y a la Oficina de Censura, que examinaran todos los ejemplares de todos los comics vendidos de esa ciudad, en busca de material nocivo. Toy afirmó haber descubierto que algunos cómics “contenían dosis liberales de propaganda comunista, prejuicios raciales y lectura erótica y sanguinaria”.  Esta investigación sobre los cómics había comenzado cuando la policía intentaba detener la venta de un tipo de pistola de juguete que se había empleado en varios atracos.

Simplemente amenazando con perseguir a los distribuidores y minoristas por obscenidad, la policía de Detroit podía controlar lo que se vendía en aquella localidad. Los funcionarios de Detroit consideraron que de los 380 títulos de cómics que se vendían en la ciudad, unos ochenta eran censurables. La policía informó al distribuidor de que cuarenta y ocho de ellos infringían una ley de Michigan, y que podían retirarlos de la circulación o emplearlos en los tribunales como prueba.

  • Censura popular: En lugar de ser una medida antipopular por agentes gubernamentales oportunistas o autoritarios, o de críticos culturales elitistas, quienes intentaban imponer sus elevados gustos al público, la censura de los comics consiguió su apoyo, principalmente, en los ciudadanos de a pie. La campaña contra los comics de crimen, plasmada por el doctor Wertham obtuvo un respaldo político gracias al activismo de base de grupos como la National Organization for Decent Literature, la Parent-Teacher Association, la General Federation of Women’s Clubs y el Citizens Committeefor Better Juvenile Literature. Varios grupos cívicos y religiosos trabajaron para aprobar leyes y ordenanzas que impusieran nuevas restricciones a los cómics, siguiendo el precedente de las restricciones impuestas al cine en el ámbito local.

En ciudades como Cincinnati, los ciudadanos formaron el Cincinnati Committee on the Evaluation of Comic Books con el fin de proporcionar calificaciones a los consumidores sobre los comics.

  • Censura militar: Uno de los pocos límites que la ley federal imponía al contenido de los cómics de la Guerra de Corea era que no podían dañar intencionadamente el esfuerzo militar del país. Durante la Guerra de Corea, la cuestión de si algunos cómics de guerra estaban minando sediciosamente el esfuerzo bélico se planteó en el seno de una investigación criminal secreta en la que participaron el Ejército, el FBI y el Departamento de Justicia. En un caso diferente y muy publicitado, una base de la Marina en California anunció un boicot a los cómics que calificó de «subversivos» y de amenaza para la moral. Al parecer, este boicot de la Marina consiguió intimidar a la principal editorial de cómics bélicos para que cambiara drásticamente la forma en que sus cómics representaban la Guerra de Corea.

 

  • Autocensura de la industria: La industria del cómic había sido conminada durante años a ejercer un mayor autocontrol para evitar la censura gubernamental (algo que ni la industria ni el Gobierno querían).

En 1949, un grupo de grandes editores de cómics de la ciudad de Nueva York solicitó a los funcionarios locales recomendaciones al respecto, y se les indicó que, si no se autocensuraban con más cuidado, «cabe esperar que la indignación de la sociedad y la insistencia en la protección de los niños se traduzcan en esfuerzos para regular la industria» mediante ordenanzas de concesión de licencias municipales.

En 1954, la industria del cómic sentía claramente una gran presión para controlar lo que el New York State Joint Legislative Committeeto Study the Publication of Comics había denominado como “indeseable”.

 

 

SI DESEAS CONOCER MÁS SOBRE LA HISTORIA DE MARVEL, NO DEJES DE LEER:

 

MARVEL COMICS: LA EDAD DORADA PARTE 1

MARVEL COMICS: LA HISTORIA PARTE I

MARVEL COMICS, PARTE 2 

MARVEL COMICS Y SU HISTRIA PARTE 5

MARVEL COMICS, LA HISTORIA PARTE 6

 

TE RECOMENDAMOS LOS SIGUIENTES LIBROS DE DC Y DE MARVEL COMICS COMICS QUE PODRÁS ADQUIRIR EN AMAZON.

 

Historia Del Universo Marvel. Edición De Lujo
MARVEL. La enciclopedia: Prólogo de Stan Lee
MARVEL. Grandes Cómics: 100 cómics que crearon un universo
DC COMICS. La Enciclopedia (nueva edición): Nueva edición (DC Cómics)
Historia Del Universo Marvel. Edición De Lujo
MARVEL. La enciclopedia: Prólogo de Stan Lee
MARVEL. Grandes Cómics: 100 cómics que crearon un universo
DC COMICS. La Enciclopedia (nueva edición): Nueva edición (DC Cómics)
37,99 EUR
28,40 EUR
28,44 EUR
28,45 EUR
Historia Del Universo Marvel. Edición De Lujo
Historia Del Universo Marvel. Edición De Lujo
37,99 EUR
MARVEL. La enciclopedia: Prólogo de Stan Lee
MARVEL. La enciclopedia: Prólogo de Stan Lee
28,40 EUR
MARVEL. Grandes Cómics: 100 cómics que crearon un universo
MARVEL. Grandes Cómics: 100 cómics que crearon un universo
28,44 EUR
DC COMICS. La Enciclopedia (nueva edición): Nueva edición (DC Cómics)
DC COMICS. La Enciclopedia (nueva edición): Nueva edición (DC Cómics)
28,45 EUR

 

error: Content is protected !!