PROTECCIÓN LEGAL DEL SOFTWARE 1

 

PROTECCIÓN LEGAL DEL SOFTWARE I

¿Cuáles son los derechos de propiedad intelectual e industrial que se pueden aplicar al software?

En el presente artículo vamos a analizar las diferentes vías legales que se pueden adoptar para proteger el software en los países de corte anglosajón, concretamente, en Estados Unidos. Luego, para explicar esto debemos partir de la base de que en países como Estados Unidos, el concepto de intelectual property, abarca lo que en la legislación española dividimos en propiedad intelectual e industrial.

Imagen obtenida de: https://ipbymargaret.com.au/types-of-intellectual-property-in-australia/

De tal manera que, teniendo esto último en consideración, podemos decir que en el caso que nos atañe se entiende por intelectual property un conjunto de derechos intangibles de propiedad sobre un determinado activo. Tal es así que los derechos de propiedad intelectual se han convertido en la base legal de la industria del software.

Básicamente, existen tres tipos de derechos de propiedad intelectual relacionados con el software, en donde a cada uno de ellos confiere un tipo de protección legal diferente. Estamos hablando, pues, de las patentes, los derechos de autor y los secretos comerciales. Y, en este sentido, cabe destacar que las marcas comerciales no protegen la tecnología en sí misma, sino los nombres o signos distintivos utilizados para diferenciar un producto en el mercado de otro.

Luego, en términos generales, los derechos que pueden proteger el software incluyen: propiedad intelectual (como derechos de autor, patentes y secretos comerciales), obligaciones contractuales (por ejemplo, confidencialidad y restricciones de uso), estatutos no relacionados con la propiedad intelectual (como la Ley de abuso y fraude informático); y varias reclamaciones de agravio de derecho consuetudinario (como la violación de bienes muebles), en donde cada una de estas protecciones tiene ventajas e inconvenientes únicos.

Ahora bien, debemos tener en cuenta una serie de consideraciones útiles de cara a determinar cuál es el mejor régimen de protección, siendo estas:

  • La separación del programa de ordenador en elementos literales y no literales;
  • La determinación, elemento por elemento, de cuáles pueden protegerse; y
  • La identificación y evaluación de cualquier componente de software restante.

Llegados a este punto, vamos a analizar cada vía legal de protección una por una:

  • Patentes.

En este sentido, tenemos que partir de la base de que la Ley estadounidense protege la actividad creativa mediante las patentes, distinguiendo entre la patente de invención, la patente de utilidad y la patente de diseño industrial. La conocida como patente de utilidad tiene como principal objetivo la protección de la forma en la que funciona un determinado objeto, mientras que, la patente de diseño industrial protege su apariencia física. Si bien es cierto que, a pesar de la dualidad de objetivos, ambas patentes gozan de un régimen común de protección.

De tal manera que, una patente es un monopolio exclusivo de veinte años sobre el derecho a hacer, usar y vender una invención calificada. Este monopolio legal se considera una recompensa por el tiempo y el esfuerzo invertidos en la creación de la invención. A cambio, la invención debe ser descrita en detalle a la Oficina de Patentes (UPSTO), que publica la información, aumentando así la cantidad de conocimiento tecnológico disponible para el público.

Concretamente, para obtener una patente estadounidense, un inventor debe presentar una solicitud a la Oficina de Patentes y demostrar que la invención es nueva (en comparación con la tecnología anterior), útil y «no obvia”. Con respecto a esto último, cabe destacar que una invención no es obvia si es más que un siguiente paso trivial y evidente en el avance de la tecnología.

Imagen obtenida de: https://www.goodcore.co.uk/blog/types-of-software/

Así pues, las patentes de software pueden ser herramientas económicas extremadamente poderosas. Pueden proteger características de un programa que no pueden protegerse por derechos de autor o por el secreto comercial. Por ejemplo, se pueden obtener patentes para ideas, sistemas, métodos, algoritmos y funciones incorporadas en un producto de software: funciones de edición, características de la interfaz de usuario, técnicas de compilación, técnicas del sistema operativo, algoritmos de programas, arreglos de menús, presentaciones o arreglos de visualización, y métodos de traducción del idioma del programa.

Dado que los derechos de patente son exclusivos, cualquier persona que fabrique, use o venda la invención patentada sin la autorización del propietario de la patente es culpable de infracción de la patente, debiendo tener en cuenta que, además, las sanciones son severas. Una vez que se concede una patente para una invención, el desarrollo posterior «independiente» (es decir, sin acceso a la tecnología patentada) de la invención por otro inventor todavía se considera una infracción.

  • Derechos de autor

Según la ley de derechos de autor de EEUU un programa informático se define como «un conjunto de declaraciones o instrucciones que se utilizarán directa o indirectamente en una computadora para obtener un resultado determinado». De tal manera que, las instrucciones del programa se pueden fijar en cualquier medio electrónico, impreso o de otro tipo, aunque como sabemos nnormalmente se establecen en un código fuente legible por los individuos y en un formato de código objeto legible por una máquina.

Ahora bien, mientras que una patente puede proteger las ideas novedosas incorporadas en un programa de software la protección de los derechos de autor se extiende a la forma particular en que se expresa una idea. De tal manera que, en el caso del software, la ley de derechos de autor protegería el código fuente y el objeto, así como ciertos elementos originales únicos de la interfaz de usuario.

Luego, es evidente que, el propietario de un programa de software con derechos de autor tiene ciertos derechos exclusivos (con algunas excepciones), entre los que destaca el derecho a copiar el software, crear versiones derivadas o modificadas del mismo y distribuir copias al público mediante licencia, venta o de lo contrario. De tal manera que, cualquiera que ejerza estos derechos exclusivos sin el permiso del propietario de los derechos de autor es un infractor y está sujeto a responsabilidad por daños.

Al igual que con las patentes, los derechos exclusivos otorgados por la ley de derechos de autor están destinados a recompensar los esfuerzos creativos e inventivos del «autor» de la obra protegida por derechos de autor. Estamos hablando, por tanto, del derecho exclusivo a controlar la duplicación que protege al propietario del software con derechos de autor contra la competencia que resultaría de la copia literal del código fuente del programa. Además de que, protege contra la copia indirecta, como la traducción no autorizada del código fuente a un lenguaje de programación diferente.

Sin embargo, este tipo de protección a través de los derechos de autor surge automáticamente tras la creación de una obra original de autoría, lo que en otras palabras quiere decir que no es necesario “solicitar” un derecho de autor o registrar la obra con derechos de autor para que exista la protección. Y, en cuanto a su duración, generalmente, se extiende a vida del autor más cincuenta años; destacando que en el caso de un software creado por un empleado en el curso de su relación laboral,  el «trabajo realizado por encargo» resultante estaría protegido por la ley de derechos de autor durante setenta y cinco años a partir de su publicación.

Finalmente, en lo que respecta a la protección conferida a través de los derechos de autor, cabe destacar que en la mayoría de las jurisdicciones del mundo, ésta es la forma más común de protección del software. De hecho, en los Estados Unidos, desde la  decisión de Alice (que analizaremos con detenimiento en el artículo “las patentes del software 1), se  llegó a la conclusión de que los derechos de autor eran la mejor forma de protección para el  software.

  • Secretos comerciales

Imagen obtenida de: https://significado.com/secreto

Por secreto comercial se entiende cualquier fórmula, patrón, dispositivo, proceso, herramienta o mecanismo que no es generalmente conocido o descubierto por otros y que, por tanto, su propietario mantiene en secreto otorgándole una ventaja competitiva gracias al desconocimiento por parte de la competencia. El ejemplo clásico de secreto comercial es la fórmula de Coca-Cola.

Teóricamente, un secreto comercial puede durar para siempre, siempre que su propietario haga esfuerzos razonables para mantenerlo en secreto y alguien más no lo cree o “descubra” de forma independiente.

En lo que respecta al software, que es el tema que nos atañe, muchas de las características del mismo, como el código fuente y las ideas y conceptos reflejados en él, pueden protegerse como secretos comerciales y, evidentemente, esta protección dura mientras el elemento protegido mantenga su estatus de secreto comercial.

A diferencia de las patentes, la protección del secreto comercial no se extenderá a elementos de software que se puedan determinar fácilmente por medios legales, como ingeniería inversa o el desarrollo independiente. De hecho, los secretos comerciales no pueden ser como tal infringidos, como ocurre con las patentes y los derechos de autor, pero están sujetos a robo. Su estatus legal como derecho de propiedad intelectual susceptible de protección se mantendrá si el propietario puede demostrar que el secreto comercial no era conocido en general y se tomaron las medidas razonables para preservar su secreto.

Por ejemplo, en un punto, Microsoft ha protegido plataformas no interoperables y datos en interfaces mediante secreto comercial. Y, posteriormente, desarrolló el programa de aplicación y lo integró en el software del sistema. De esa manera, lograron excluir casi por completo a la competencia de las PYMES en el campo del software independiente. Este ejemplo ilustra muy bien la eficacia de la protección del secreto comercial en la práctica.

¿Puede un NDA proteger un software?

Todo creador de software debe tener en cuenta que el software puede protegerse de múltiples formas y que la combinación de esos mecanismos le proporcionaría el más alto nivel de seguridad. Si es una empresa que desarrolla software, el mayor riesgo de sufrir la infracción se originará en las personas que contrató para desarrollar el software dentro de la empresa (por ejemplo, sus empleados).

En ese caso, debe considerar proteger su software de una manera indirecta, mediante la celebración del Acuerdo de confidencialidad (NDA). Por ejemplo, su NDA debe cubrir la cuestión del código fuente, los datos y las estructuras de datos con respecto al diseño y la estructura del producto de software, entre otros aspectos.

Además, en relación con el secreto comercial anteriormente explicado, en el mencionado acuerdo de confidencialidad se debe recoger todos los métodos de transferencia del secreto comercial; describiendo y definiendo toda la información contenida en partes físicas, software y materiales, dependiendo del objeto del secreto comercial.

Luego, maximizar el valor económico de un activo de software depende fundamentalmente de la naturaleza de los derechos de propiedad intelectual involucrados y de la mejor manera de utilizar las formas disponibles de protección legal para proteger esos derechos.

 

¿Por qué son tan importantes los sistemas de licencias?

Finalmente cabe destacar que una vez que la tecnología esté lista para su distribución en el mercado, lo que se necesita para proteger su software es un sistema de administración de licencias sólido.

Concretamente, los sistemas de administración de licencias ayudan a proteger la propiedad intelectual del software al emitir licencias a los usuarios que les permiten usar el software solo de manera autorizada. De tal manera que, la licencia ayuda a controlar el uso del software para que se adecúe a las exigencias del contrato. Además de que, un completo sistema de gestión de licencias también permite al proveedor realizar un seguimiento de cómo se utilizan las licencias adquiridas por cada cliente.

Existen varios modelos de gestión de licencias que se pueden utilizar para diferentes tipos de software. La estrategia correcta para proteger la propiedad intelectual del software varía de una empresa a otra y de un software a otro, e incluso puede involucrar varios modelos para el mismo programa. En esencia, las claves de licencia son un tipo de código que permite que el programa funcione de acuerdo con el acuerdo de propiedad intelectual del software; pudiendo accederse a ese código mediante un dispositivo electrónico físico (un dongle o USB) o mediante un software instalado o descargado en el dispositivo.

SI QUIERES SABER MÁS SOBRE EL SOFTWARE, TE RECOMENDAMOS:

¿QUÉ ES EL SOFTWARE?

PROTECCIÓN LEGAL DEL SOFTWARE 1

PROTECCIÓN LEGAL DEL SOFTWARE 2

PATENTES DE SOFTWARE 1

PATENTES DE SOFTWARE 2