EL ÚLTIMO BLOCKBUSTER

YA HEMOS AHONDADO Y PROFUNDIZADO SOBRE LA HISTORIA DE LA FRANQUICIA DE ALQUILERES DE VIDEO MÁS GRANDE Y EMBLEMÁTICA DEL MUNDO, COMO LO ES BLOCKBUSTER. HEMOS RELATADO SU HISTORIA, SU EVOLUCIÓN, LAS CLAVES DE SU ÉXITO Y LAS CASUSAS DE SU DECADENCIA. NO OBSTANTE, HAY QUE DECIR QUE TODAVÍA QUEDA UNA ÚLTIMA TIENDA DE BLOCKBUSTER VIDEO DE PIE, EN LOS ESTADOS UNIDOS, Y LO HACE GRACIAS A QUE SU NOMBRE Y SU ÍCONO SE CONVIRTIERON EN UN SÍMBOLO DE LA INDUSTRIA CULTURAL DE LOS AÑOS 80 Y 90.

Para comprender lo que significó Blockbuster Video dentro de la industria cultural hay que comprender, en toda su magnitud, su historia. Esta empresa es de real importancia para todos aquellos que quieren hacer un estudio sociológico  y cultural del siglo XX.

Todo adulto contemporáneo que vivió su niñez, adolescencia y juventud en la década de los años 80 y 90, tiene buenos recuerdos de lo que fue Blockbuster.

La sensación de tener las películas, series o videojuegos favoritos a su alcance, por tan solo unos días, era algo inexplicable. Otra cosa muy llamativa era la gran variedad que ofrecía en cada uno de sus productos.

En sus estanterías se podían encontrar películas de todos los géneros como terror, drama, comedia, infantiles, navideñas, suspenso, acción, ciencia y ficción, animadas. Además, de las series de televisión más famosas del mundo.

En cuanto a los videojuegos, se podían encontrar juegos del clásico Nintendo Entretaiment System (NES), Súper Nintendo, Sega, y Nintendo 64. Hasta esta consola llegó albergar juegos.

Luego, comenzó la industria de la piratería a crecer y eso afectó a muchísimo a la franquicia, así como la televisión por cable.

Finalmente, la estocada final para derribar a Blockbuster fueron las nuevas tecnologías de información y comunicación que emanaron del internet. A partir de allí, el formato digital remplazó al soporte físico, y una mala decisión de la empresa, al no adaptarse a los nuevos tiempos, hizo que su decadencia fuera indetenible. Ahora, solo queda el recuerdo de su logo azul y amarillo.

En el presente artículo relataremos como aún queda de pie una última tienda de Blockbuster Video y cómo sobrevive hoy en día. No obstante, antes volveremos a repasar sobre su historia, origen y evolución, no solo en los Estados Unidos, sino en el mundo entero.

Una breve reseña de la historia de Blockbuster.

 

Blockbuster, una de las franquicias de videoclubes más importantes del mundo, fue fundadapor David Cook,en Dallas el 19 de octubre de 1985.

Blockbuster se dedicó a absorber cadenas de videoclubes y anuló a la competencia fragmentada gracias a su mayor catálogo. Gracias a todo esto, para los años 90 tenía una cuota de mercado del 25% mundial y para el año 2004 contaba con 9.000 videoclubes repartidos por todo el mundo.

La empresa, dominaba en el mundo, tenía miles de tiendas y millones de clientes. Sus principales ingresos eran percibidos por las penalidades que cobraban por los retrasos en la devolución de los vídeos.

La historia ha hecho célebre el episodio que, para muchos, marcó el destino de este grande. Por allá en el año 2000, Blockbuster rechazó la posibilidad de adquirir Netflix, que por entonces era un servicio de alquiler a domicilio. Cuenta la leyenda que la decisión fue adoptada por John Antioco, consejero delegado de la junta directiva, que entendió que el pez pequeño no se comería al grande.

La decadencia de un gigante.

 

Cuatro años más tarde, sin embargo, David venció a Goliat. Netflix se había convertido en un proveedor de entretenimiento en línea, con más de un millón de suscriptores, y a partir de ese momento comenzó el declive del negocio de los videoclubes como Blockbuster.

Luego aparecieron los servicios de televisión por cable, que en pocos años se popularizaron, y aparatos como el Betamax y el VHS se volvieron obsoletos. La reacción a esta competencia no fue efectiva y poco a poco Blockbuster vio cómo los clientes se alejaban de sus tiendas, que no tenían más remedio que cerrar, porque el negocio era inviable. A pesar de eso, logró resistir hasta hoy.

En España fue en 2006 cuando cerraron todos los videoclub de golpe, en un día 723 personas fueron despedidas, de las 105 tiendas que estaban repartidas por toda la península. Pero quizás lo que no sabías es que en la isla de Gran Canaria hubo unos pocos Blockbuster que sobrevivieron a ese cierre. Duraron un año más abiertos.

En marzo de 2010, CNN informó que Blockbuster tenía una deuda de casi mil millones de dólares, en parte gracias a la salida de Viacom, y estaba luchando para evitar la bancarrota. Ese septiembre, la empresa se acogió al Capítulo 11, lo que significa que seguiría funcionando mientras intentaba reestructurar su deuda.

Sin embargo, el 1 de marzo del año 2011, el departamento de Justicia de Estados Unidos reveló que Blockbuster no tenía los fondos para continuar la reorganización y que debía liquidar. Fue por este motivo que en el mes de agosto de dicho año que el liquidador anunció el cierre de las otras 253 tiendas en Canadá y la liquidación de la unidad canadiense entera. De esta misma manera, se fueron dando los cierres en otros lugares.

Blockbuster fue absorbida en ese año por Dish Network, el mayor proveedor de televisión de pago de Estados Unidos, por 320 millones de dólares.​ Su objetivo inicial era cumplir el cierre gradual de las 1700 tiendas físicas que aún quedaban y conservar la marca para lanzar un servicio de video bajo demanda que compitiese con Netflix. Sin embargo, los planes no prosperaron y dos años después se anunció el cierre completo de todos los videoclubes a partir de enero de 2014.Los 300 locales de Estados Unidos propiedad de la compañía fueron clausurados, pero Dish Network permitió que algunos franquiciados pudieran continuar bajo la marca Blockbuster mediante un acuerdo comercial.

Para el año 2013, Dish Network, anunció que suspendería su negocio de alquiler de películas por correo a mediados de diciembre y cerraría sus 300 tiendas en Estados Unidos a principios de 2014.

A finales de 2017 aún permanecían abiertos once videoclubes Blockbuster en Estados Unidos: siete de ellos están ubicados en Alaska, donde las tarifas de internet son más caras que en el resto del país; tres en Oregón, y el último en Edinburg, Texas.En julio de 2018 tan solo quedaba abierto el Blockbuster de Bend,Oregón, que funciona como atracción turística y no pertenece a Dish.

En el resto de países la marca corrió idéntica suerte, en este caso sin que Dish les cediera el nombre. En México, grupo Salinas renombró todos los establecimientos como The B-Store en 2015,aunque al año siguiente terminarían desapareciendo.

EL ÚLTIMO BLOCKBUSTER.

 

A pesar del final para esta empresa, todavía existe un Blockbuster en Bend, un pueblo pequeño en Oregón, de poco más de 80 mil habitantes, y es la única pieza que está manteniendo vivo a un elemento tan importante de la cultura popular y de la vida de todo niño noventero. La buena noticia es que parece que a esta locación no le va nada mal y su manager, Sandi Harding, dice que no tienen ningún plan de cerrar, y sus socios están listos para defenderlo a capa y espada.

Este Blockbuster, fue fundado en 2000 por Ken y Debbie Tisher. Originalmente había sido su propio negocio, llamado Pacific Video, pero después de diez años de competir con Blockbuster, los Tisher decidieron unirse a la franquicia.

Ken Tisher, explica que su videoclub es un negocio local y todos sus trabajadores viven en Bend, algo que sus clientes aprecian. Una imagen alejada de la todopoderosa franquicia de dueños anónimos que era Blockbuster en los 90.

El videoclub está situado en una zona con gasolineras y centros comerciales, así que la gente aprovecha para ir a poner gasolina o hacer la compra, y alquilar alguna película. Especialmente los martes, que es cuando llegan las novedades.

Este Blockbuster, cuenta con 4.000 afiliados, algo que ya le gustaría poder decir a cualquier videoclub en la actualidad.

El alquiler de una novedad en DVD o Blu-ray cuesta 3,99 dólares, y puedes quedártela tres días si es un título de éxito, o una semana si es un título menor. Los clásicos cuestan 1,99 dólares, y los títulos de catálogo, 99 centavos.

En la actualidad, la tienda se ha convertido en una atracción turística tan grande que incluso ha comenzado a vender su propia mercancía. En el sitio web de Bend Blockbuster, los clientes ahora pueden comprar camisetas, sudaderas con capucha, llaveros, gorros, imanes y muchos otros artículos de Blockbuster, todos los cuales ayudan a mantener el negocio a flote.

También está el factor de la nostalgia, pues algunos padres llevan a sus hijos a la tienda para mostrarles cómo su mamá y su papá solían alquilar películas, casi como si estuvieran visitando un museo.

Tisher reconoce que su mayor problema es encontrar películas, pues ya no existen los distribuidores a videoclubes. Muchas de ellas las compra directamente a tiendas, aunque confiesa que sobreviven gracias a un acuerdo con una compañía de distribución llamada Vobile, que les proporciona las películas de Disney, con una gran demanda entre las familias de la zona.

La mayoría de los clientes de este último Blockbuster entrevistados por Geekwire aseguran que tienen Netflix, pero que acuden al videoclub a por películas que en Netflix no hay, principalmente clásicos. También porque les gusta el trato con sus empleados, y las recomendaciones que les hacen. Hay gente que aún prefiere el contacto humano antes que las recomendaciones de un algoritmo.

Algunas Conclusiones

Vale destacar que, actualmente, su popularidad ha aumentado, gracias al documental de Netflix llamado “El Último Blockbuster”. El documental vive el día a día de este último videoclub que lucha por mantenerse en pie en la era de las plataformas y relata también la historia de cómo ha ido adaptándose la industria del cine a todos los cambios que los nuevos modelos de formato han supuesto para los consumidores y para las ventanas de estreno.

Además, aborda aspectos menos conocidos y muy reveladores en torno a la caída de Blockbuster como que tuvo la oportunidad de comprar Netflix y no lo hizo o cómo determinadas decisiones erróneas -no cobrar el recargo por el retraso en las devoluciones o minusvalorar la amenaza de Netflix- y la crisis de 2008, arruinaron a la compañía.

El guionista y productor del documental, Zeke Kamm, explica a La Vanguardia que cuando comenzaron a trabajar junto al director Taylor Morden en el documental, asumieron que Netflix y las plataformas de streaming en general mataron a Blockbuster. “Pero a medida que investigamos y aprendimos más, nos quedó claro que era más complicado que eso. La codicia corporativa fue el verdadero asesino de Blockbuster”, detalla.

El documental también muestra como la experiencia que ofrecen los videoclubs a los amantes cine no podrá ser nunca la misma que ofrecen las plataformas de streaming. “Hay algo que sucede físicamente en nuestro cerebro cuando interactuamos con otra persona, cuando tocamos medios físicos como un DVD. Se forman conexiones en nuestro cerebro que cambian la experiencia. Cuando preguntamos a la gente cuál era su película favorita para alquilar, nunca empieza su respuesta con el nombre de la película, siempre empieza relatando su experiencia”.

Aunque muchos espectadores se acerquen a El último Blockbuster por la nostalgia, Kamm también destaca la historia de Sandi Harding, “una mujer trabajadora que ha mantenido con vida la última tienda de la que una vez fue una cadena gigantesca gracias a su auténtica determinación. Es una historia conmovedora y edificante que resuena en personas de todas las edades”.

TE RECOMENDAMOS OTRAS ENTRADAS EN NUESTRO PORTAL:

 

NETFLIX VS BLOCKBUSTER: CONOCE EL ENFRENTAMIENTO DE NETFLIX VS BLOCKBUSTER 

FIN DE BLOCKBUSTER 

NETFLIX: LA EMPRESA 

 

 

TE RECOMENDAMOS LOS SIGUIENTES PRODUCTOS DE BLOCKBUSTER QUE PODRÁS ADQUIRIR EN AMAZON

 

 

Writing the Blockbuster Novel
Built to Fail: The Inside Story of Blockbuster's Inevitable Bust
The American Blockbuster: Movies that Defined their Generations
Writing the Blockbuster Novel
Built to Fail: The Inside Story of Blockbuster's Inevitable Bust
The American Blockbuster: Movies that Defined their Generations
-
11,77 EUR
13,74 EUR
109,82 EUR
Writing the Blockbuster Novel
Writing the Blockbuster Novel
11,77 EUR
Built to Fail: The Inside Story of Blockbuster's Inevitable Bust
Built to Fail: The Inside Story of Blockbuster's Inevitable Bust
13,74 EUR
The American Blockbuster: Movies that Defined their Generations
The American Blockbuster: Movies that Defined their Generations
-
109,82 EUR

 

 

error: Content is protected !!