¿QUÉ ES UNA LICENCIA DE USUARIO FINAL?

¿QUÉ ES UNA LICENCIA DE USUARIO FINAL?

En informática, el término usuario final identifica a la persona o personas que van a manipular de manera directa un producto de software. Sin embargo, el usuario final no es necesariamente sinónimo de cliente o de un comprador. De hecho, una compañía puede ser parte de este tipo de contrato, pero el usuario final puede ser, únicamente, un empleado o un grupo de ellos que forme parte de la compañía. El concepto clave es la interacción directa con el programa, no la propiedad. 

No obstante, en el caso del software de gran distribución, el cliente o comprador es, por lo general, el mismo que el usuario final. La costumbre tendería a hacernos pensar en “consumidores finales”, pero el término consumidor” no es adecuado en el software, ya que la gran mayoría de los recursos de no se agotan al utilizarlos.

Este contrato de licencia de software de usuario final (EULA, por sus siglas en inglés) es un acuerdo que vincula al usuario titular de la licencia (“Usuario final”), que expone los términos y condiciones que rigen el uso, con el funcionamiento de los productos de software de ordenadores (el “Software”) y las especificaciones técnicas escritas para el uso y el funcionamiento del Software.

Entonces, ¿qué es EULA?

EULA, significa Acuerdo de licencia de usuario final (también llamado Acuerdo de licencia de software (SLA) o Acuerdo de usuario final de aplicación con licencia).

En términos generales, un EULA es un acuerdo legalmente vinculante entre el propietario de un producto (a menudo software) y el usuario final, más específicamente un contrato entre el licenciante de un producto y el licenciatario. Y, entrando en más detalles, especifica los derechos y restricciones que se aplican al software y, generalmente, se presenta a los usuarios durante la etapa de instalación o configuración. Aunque, lo cierto es que al igual que otros acuerdos legales, solo es válido si se acuerda realmente.

Ahora bien, ¿cuándo se necesita un EULA?

Los acuerdos de licencia de usuario final son importantes para proteger los derechos del propietario (licenciante) de la empresa y son imprescindibles para establecer las reglas de uso y gestionar las expectativas del usuario final.

En general, el EULA ayudará a establecer las condiciones de un acuerdo de licencia con el usuario, es decir, se encargará de explicar qué pueden y qué no pueden hacer con el software, las condiciones bajo las cuales su acceso podría ser limitado o cancelado, disposiciones de derechos de autor, etc.

 

 

No obstante, existen algunos casos adicionales en los que podría necesitarse un EULA como:

  • Si existe la necesidad de hacer las divulgaciones requeridas legalmente relacionadas con los derechos del consumidor (especialmente los derechos de retiro y cancelación);
  • Cuando existan diferentes niveles de usuario (por ejemplo, registrados frente a no registrados);
  • En el caso de que la plataforma permita los usuarios vender o comerciar con otros usuarios;
  • Cuando se pueda facilitar o procesar pagos y / u otros datos confidenciales del usuario;
  • En el caso de que se desee establecer las reglas para el comportamiento de los usuarios y declarar los motivos para la cancelación de cuentas;
  • Para participar en programas de afiliados;
  • Para proporcionar un software o servicio que potencialmente pueda causar daños si se usa incorrectamente;
  • Si se quiere tener algún control legalmente exigible y establecer reglas sobre cómo se puede usar su sitio web / aplicación / producto.

Pero ¿es un EULA lo mismo que «Condiciones de uso» o «Condiciones de servicio» (ToS)?.

La respuesta a esta cuestión no está exenta de dificultad ya que, en cierto modo, sí que se parecen pero no terminan de ser lo mismo. La razón de esta respuesta tan imprecisa es porque los Términos de uso (también llamados Términos y condiciones y Términos de servicio) generalmente rigen la relación entre una empresa, sus ‘servicios y sus’ usuarios / consumidores; este amplio alcance puede incluir todo, desde derechos de autor y licencias hasta derechos del consumidor, políticas de devolución y establecer la ley que rige. Mientras que  a pesar de que un Acuerdo de licencia de usuario final funciona de manera similar, lo cierto es que este último se centra principalmente en la licencia.

Luego, los términos de servicio y los acuerdos de licencia de usuario final operan de la mano para crear un contrato integral entre el proveedor de servicios y el usuario del servicio, mientras que un EULA otorga a los usuarios de software permiso para descargar, instalar o acceder a un software o aplicación y establece pautas sobre cómo pueden interactuar con el software. Además de que, los términos de servicio, por otro lado, son las pautas generales para el uso de un sitio web, aplicación, software o programa mientras que, los EULA a menudo se incorporan en los acuerdos de términos de servicio. Aunque, también se puede optar por crear un EULA por separado y vincularlo dentro de sus términos de servicio.

Sin embargo, los títulos «Términos y condiciones», «Términos de uso» y «EULA» significan lo mismo en relación con el software y las aplicaciones y, a menudo, se usan indistintamente.

La mayoría de las empresas de software hacen uso de EULA (Apple, Microsoft, McAfee, PayPal, Dell, Adobe, Netflix, Citrix) y  en la mayoría de ocasiones los utilizan cada vez que se instala una de sus aplicaciones de software. Luego, no es de extrañar que esté tan extendido el uso de este tipo de contratos, como tampoco nos extraña que, en función de la finalidad del mismo se establezcan diferentes cláusulas, entre las que destacamos:

  • Cláusulas para restringir laforma en que el comprador puede usar el software, ya sea limitando el número de ordenadores en los que se puede instalar el software o prohibiendo la ingeniería inversa y las pruebas de software.
  • Cláusulas para obligar al comprador a utilizar todas las partes de un paquete de software.
  • Casi todos los acuerdos contienen una cláusula que establece que el comprador no puede entablar una demanda contra el desarrollador del software por ningún daño causado por el uso del software.
  • Además de que, algunos EULA contienen términos en los que el usuario debe aceptar las actualizaciones automáticas, siendo para ello necesario que el ordenador envíe cierta información a un tercero. Por lo que, se debe tener especial cuidado a la hora de incluir esta cláusula, ya que podría verse como una violación de la privacidad si está utilizando o enviando datos personales para las actualizaciones. Si el EULA no tiene una cláusula con respecto a las actualizaciones automáticas, deberá obtener el consentimiento del usuario cada vez que deba actualizar el software.
  • Algunas empresas de software incluyen una cláusula en sus EULA que prohíbe a los clientes utilizar un programa para comprobar el rendimiento del software o desinstalar partes del software. Esto se ha vuelto relevante con la creciente popularidad de las descargas de software gratuitas que vienen con un paquete obligatorio de anuncios emergentes. Si el comprador desinstalaba el paquete, la empresa perdería ingresos.

Un ejemplo de esto último fue el EULA de Claria (anteriormente llamado Gator). Claria era una empresa de anuncios emergentes que pagaba para que sus anuncios se empaquetaran en el programa de intercambio de archivos de Kazaa. Su EULA declaró: 

«Usted acepta que no usará, ni alentará a otros a usar, ningún medio no autorizado para la eliminación de Gain ADServer […] Cualquier uso de un rastreador de paquetes u otro dispositivo para interceptar o acceder a las comunicaciones entre GP y GAIN AdServer Está estrictamente prohibido.»

– Los EULA también suelen contener cláusulas que declaran que el fabricante del software no será responsable de los daños causados a los ordenadores de los compradores por su software. Esta es quizás la cláusula más importante desde la perspectiva de la empresa de software, ya que le permite limitar su responsabilidad y protegerse de posibles reclamaciones en el futuro si algo sale mal con el software.

Por ejemplo, el EULA de Windows XP tiene una cláusula que establece que: 

«Excepto por cualquier reembolso elegido por Microsoft, usted no tiene derecho a ningún daño, incluidos, entre otros, daños emergentes, si el Producto no cumple con la Garantía limitada de Microsoft y, en la medida máxima permitida por la ley aplicable, incluso si existe algún recurso falla en su propósito esencial «.

Ahora bien estos son solo algunos ejemplos de cláusulas estándar de EULA, de tal manera que, en función de la industria, la naturaleza de su aplicación y sus preferencias personales, se podrán añadir o eliminar aquellas que no se ajusten correctamente al caso concreto. Lo que en otras palabras quiere decir que es importante crear siempre un EULA personalizado para su programa de software. 

En resumen, ¿qué debe incluirse en un EULA?

Aunque los EULA varían, las cláusulas comunes para los acuerdos de licencia de usuario final son:

  • Definiciones;
  • Una concesión de licencia;
  • Limitaciones de uso;
  • Un aviso de derechos de autor;
  • Una garantía limitada.

 

 

No obstante, no podemos obviar el hecho de que existe cierta controversia en lo que respecta a la aplicabilidad de este tipo de acuerdos. De tal manera que, la ejecución o no de un EULA depende de varias cosas, una de las cuales es el tribunal en el que se escucha el caso. Por ejemplo, los tribunales de los Estados Unidos no se han puesto de acuerdo sobre si los EULA son válidos o no. Por lo general, las decisiones hasta el momento se toman caso por caso y se basan en los términos y disposiciones específicos de los acuerdos en cuestión. Estamos, pues, ante opiniones contrapuestas, en donde los defensores de los consumidores han argumentado que tales acuerdos son ilegales y que, concretamente, aquellos acuerdos largos y confusos que contienen una gran cantidad de lenguaje legal son especialmente inválidos.

Aunque, una solución viable para solventar esa problemática sería redactar el acuerdo en un un lenguaje fácil de entender y de la forma más breve posible, haciéndolo fácilmente accesible para sus usuarios antes, durante y después de la instalación. Además de que, evidentemente, sería necesario usar un clickwrap para asegurarse de que los usuarios estén de acuerdo claramente con los términos del EULA.

En definitiva ¿qué aspectos debemos tener en cuenta a la hora de redactar un EULA?

Al redactar un Acuerdo de licencia de usuario final básico, debemos asegurar de al menos:

  • Identificarse claramente al individuo y/o su negocio;
  • Establecer claramente las reglas para el comportamiento del usuario y el acceso a su producto / software;
  • Divulgar la licencia de derechos de autor / propiedad intelectual que corresponda (por ejemplo, fuente abierta);
  • Incluir otros detalles de la licencia de software, incluidas las condiciones de terminación;
  • Incluir cualquier exención de responsabilidad y declaración de limitación de responsabilidad.

En conclusión, ¿quién necesita un EULA?

Hasta el momento ya hemos visto como los acuerdos de usuario final son valiosos para cualquier desarrollador de software o licenciante. Sin embargo, un EULA puede ser particularmente útil si:

  • Su plataforma permite diferentes niveles de acceso y uso (es decir, acceso estándar y premium).
  • Participa en un programa deafiliados.
  • Su plataforma procesa pagos o recopila datos confidenciales.
  • Las transacciones de cualquier tipo están permitidas o pueden ocurrir en su plataforma.
  • Los usuarios pueden interactuar entre sí y le gustaría limitar su responsabilidad en esas interacciones.

 

Además de esta publicación, te recomendamos leer las siguientes publicaciones:

EL CÓDIGO FUENTE, ¿QUÉ ES?

PATENTES DEL SOFTWARE 1.

PATENTES DEL SOFTWARE 2.

EL SOFTWARE ¿QUÉ ES?

Fuentes utilizadas:

https://termly.io/resources/articles/what-is-eula/#who-needs-an-eula

https://www.iubenda.com/en/help/22363-what-is-an-eula

https://www.termsfeed.com/blog/what-are-eula-agreements/