STRICKLAND VS. SONY – GRAND THEFT AUTO: VICE CITY 2005

CONOCE EL CASO JURIDICO SOBRE DERECHO DE VIDEOJUEGOS QUE HA ENFRENTADO STRICKLAND Y A SONY POR GTA VICE CITY.

 

En este artículo, se analizará la contienda judicial entre Strickland contra Sony: Grand Theft Auto: Vice City. El eje central de este procedimiento radica en que los videojuegos violentos vienen desempeñando un papel que afecta a la sociedad general y, particularmente afectó al asesinato de Devin Moore acaecido en una comisaría . Sería en 2005, el abogado Jack Thompson el encargado de interponer una demanda contra Sony como consecuencia del vínculo existente entre el videojuego y el trágico suceso.

STRICKLAND VS. SONY – GRAND THEFT AUTO: ANTECEDENTES

 

Devin Moore fue condenado en 2005 por disparar en 2003 a dos agentes de policía y a un operador cuando estaba siendo detenido por el presunto robo de un automóvil. Para cometer el delito, Devin Moore utilizó una pistola de calibre 45 de uno de los agentes de policía, matándolos antes de huir de la comisaría en uno de los coches de policía que había robado. Fue posteriormente cuando fue capturado y condenado a la pena de muerte (mediante inyección letal).

En Marzo de 2005, Jack Thompson, anunció que iba a interponer una demanda, en nombre de dos de las tres familias de los policías asesinados en Alabama. Posteriormente, en Agosto de 2005, la tercera familia del agente fallecido decidió unirse a tales pretensiones. El abogado informó de tal pretensión en distintos periódicos y revistas, en donde se comparaba directamente la venta del título del gaming Grand Theft Auto por parte de Sony y también por Take-Two Interactive con el ataque llevado a en Pearl Harbor durante la II Guerra Mundial por Japón.

El propio abogado, Jack Thompson, señaló que los gobiernos territoriales de Japón habían prohibido la comercialización de los juegos de la saga de GTA (Grand Theft Auto) a los menores de 18 años. Sin embargo, Sony continuó vendiendo el juego en aquellos lugares donde no estaba prohibido, ya sea en Japón como en otras partes del mundo.

Jack Thompson también hizo comparativas en lo relativo a la distribución de juegos violentos con la distribución de pornografía. Días después a lo anterior, se presentó una moción para que el abogado fuera retirado del caso, por cuanto consideraban que para Jack Thompson la sala era como un circo mediático y no, un oficio de prestigio como si lo era para el resto de los Letrados.

OTROS PUNTOS RELEVANTES DEL CASO.

 

El 7 de Noviembre de 2005, el abogado fue retirado del caso. Sin embargo, no se quedó callado, alegando que era él mismo quien decidió abandonar dicho tema. Incluso llegó a mencionar que el pleito a pesar de su falta de presencia continuaría por buen camino. Dicha decisión fue tomada mediante escrutinio del Juez James Moore.

No obstante, lo anterior, el abogado continuó alegando que no había recibido presión alguna para retirarse del pleito. Fue e anterior Juez mencionado quien se encargo de desarrollar la moción con la idea de revocar la licencia del abogado, Jack Thompson. El letrado acudió al Tribunal para defender su derecho al ejercicio de la Abogacía en el estado de Alabama, a pesar de las distintas acusaciones que habían realizado contra él por haber vulnerado la ética jurídica.

Poco antes de dejar el pleito, el abogado Jack Thompson presentó una moción ante el citado Tribunal, por la que señalaba que el diseñado Warren Spector como una de las personas más criticas con la empresa Rockstar, palabras las cuales había extraído de uno de los discursos de Warren Spector dentro de la Cumbre Internacional del Juego de Montreal. Al recibir tales acusaciones, Warren Spector decidió ir en contra de Jack Thomson por sus comentarios.

A finales de Marzo de 2006, esto es, un año después de todo lo previamente desarrollado, fue el Tribunal Supremo de Alabama el encargado de confirmar la sentencia del Juez James Moore en lo relativo a la desestimación del caso.

Sería el equipo de abogados de Blank-Rome el encargado de defender a los demandados, habiendo intentado por todos los medios posibles que se desestimara la demanda en la fase previa del juicio y ello por cuanto consideraban que los demandados tenían derecho en virtud de la Primera Enmienda a vender juegos para mayores de edad a menores de 18 años.

Particularmente, señalaban que no existía ninguna normativa que prohibiera la venta a los menores. Sería Jack Thompson el encargado de reseñar que estaba muy contento con la desestimación de la moción, habiendo salido airoso de tales pretensiones. Adicionalmente, el Tribunal Supremo de Alabama accedió incluso a escuchar sus argumentos acerca de si el Tribunal del Distrito (Condado de Fayette), tenía competencias para esta contienda judicial.

Tres años más tarde, a finales de Julio de 2009, el Tribunal concedió un juicio sumario a Take-Two. Uno de los demandantes interpuso recurso de apelación en agosto, confirmando la sentencia el Tribunal Supremo de Alabama de sus órganos jurisdiccionales inferiores un año después de la interposición de este recurso, por lo que los demandantes decidieron abandonar cualquier acción a posteriori, dando el caso por cerrado.

STRICKLAND VS. SONY – GRAND THEFT AUTO: DEVIN MOORE

 

Devin Moore fue detenido tras el tiroteo en Misisipi cometido en la comisaría. Según fuentes de la localidad, una vez fue capturado, el asesino reseñó que para él la vida era un videojuego, de tal manera que todo el mundo debía morir en algún momento. No tardó mucho en confesar Devin Moore los delitos que había llevado a cabo, diciendo incluso a los detectives, que había pegado los tiros a los policías para matarlos y así no ir a la cárcel.

Devin Moore subió al estrado en 2005, declarándose inocente pese a las anteriores manifestaciones que había realizado. El Juez decidió que la defensa no podía plantear al jurado pruebas relativas al videojuego de Gran Theft Auto, por las que se pusiera de manifiesto que el título del gaming había incitado al asesino a disparar. Sería Jim Standridge el abogado que defendió a Devin Moore, quien alegó que el asesino sufría un trastorno de estrés y postraumático en el momento de los crímenes.

Jim Standridge además, argumentó que Devin Moore había sufrido distintos trastornos y abusos tanto físicos como psíquicos por parte de su padre cuando era un menor de edad. En Agosto de 2005, Devin Moore fue declarado como el autor de todos los delitos, siendo condenado en Octubre de ese mismo año a la muerte mediante inyección letal. Su abogado, Jim Standridge, apeló la resolución, siendo el Tribunal de Apelaciones Penales de Alabama en 2012 cuando confirmó la condena de Devin Moore. El caso fue apelado casi de manera inmediata a la Corte Suprema de Alabama, para posteriormente ser apelada a la Corte Suprema de los Estados Unidos.

STRICKLAND VS. SONY – GRAND THEFT AUTO: LA DECISIÓN EN ALABAMA

 

A finales de Noviembre de 2005, el Juez rechazó la solicitud presentada por Jack Thompson por la que se retiraba, revocando su admisión de conformidad con la Pro Hac Vice, una licencia temporal para ejercer en una jurisdicción determinada, lo que relató en nada más y nada menos que 18 páginas. A ello, Jack Thompson respondió mediante una carta dirigida a la Comisión de Investigación Judicial de Alabama, en la que se cuestionaba la ética del Juez Moore, acusándole incluso de haber vulnerado los tres primeros Cánones de Ética Judicial de Alabama.

Jack Thompson afirmó a su vez, que su Señoría nada tenía que ver con la autoridad que le pudiese impedir ser retirado del caso, por lo que derivó en que la decisión del Tribunal para prohibirle su trabajo en el pleito fuese considerada de nulidad legal. Se acusó al Tribunal de haber interpuesto una sanción por decir de manera directa, y quizás agresiva, la verdad.

El Juez Moore adicionalmente remitió este asunto al Colegio de Abogados del Estado de Alabama, con la finalidad de que se tomasen las acciones legales oportunas, así como las medidas, como puede ser que las acciones del Sr. Thompson ante su Señoría diesen lugar a la interpretación de que es incapaz de comportarse de una manera óptima para entender que podría ejercer en este estado.

Fue durante este mes, es decir, durante Noviembre de 2005, cuando Jack Thompson reseñó que habían oído al inicio de este pleito judicial del orden civil, incluso previamente a la interposición de la demanda, que un letrado en especifico del oeste de Alabama tenía que formar parte del equipo de litigios o, por el contrario, su Señoría no daría audiencia justa de toda la contienda planteada.

 

OTROS DATOS SOBRE EL CASO.

 

Las normas del Colegio de Abogados del Estado de Alabama disponen que cualquier funcionario judicial que revoque el Pro Hac Vice como consecuencia de una conducta, debe ser remitido el asunto al Colegio correspondiente para su revisión, desarrollando una labor de investigación si así lo considerasen. Por el contrario, no sería necesario una queja para abrir una investigación.

Sería en Febrero de 2016, cuando Thompson decidió enviar una carta al Colegio de Abogados de Alabama por la que se acusaba al juez Moore de haber infringido la normativa del Colegio al haber hecho pública la presentación de una queja sobre Thompson ante el Colegio de Abogados de Alabama. Tal fue el revuelo que se acusó al juez de negar un juicio justo al acusado, afirmando que el propio FBI estaba investigando dicho proceso disciplinario.

El abogado afirmó que no se permitía que el caso se llevase por vía de sumario, aludiendo a la manipulación que se podría estar produciendo, lo que derivó en el rechazo de la petición de Thompson de unirse a las partes demandantes. Al haber sido expulsado, Thomson solicitó que se recursara al Juez.

Vista la repercusión que podía existir, se dio un plazo al Colegio de Abogados de Alabama para retirar la queja o si no, se interpondría una demanda federal en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en el Distrito Sur de Florida. A mediados del 2006, el abogado continuó emitiendo otra carta, por la que se informaba que había interpuesto una demanda contra el Colegio de Abogados de Alabama, por haber investigado una queja que realmente no había sido ni presentada, por haber vulnerado el propio Reglamento del Colegio.

El Colegio de Abogados de Alabama no fue notificado con algún tipo de queja de Thompson, ni tan siquiera de algún Tribunal de Florida por el que se dispusiese que se había interpuesto una demanda civil. Fue por esta razón, por la que el abogado decidió anunciar que los demandantes del caso Strickland v. Sony seguían siendo sus representados, prometiendo ostentar su dirección letrada ante los Tribunales cuando se reanudase el pleito.

A finales del 2007, Jack Thompson interpuso una demanda contra el Colegio de Abogados de Alabama en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, particularmente para el área del Distrito Sur de Florida. El pleito fue asignado al antiguo juez que ya había presidido todos los intentos del abogado de interponer una demanda contra el Colegio de Abogados de Florida, los cuales habían sido rechazados de manera voluntaria. Sería en ese momento cuando Thompson alegó que sus derechos de expresión, petición y religión habían sido vulnerados en el momento en el que se revocó su condición de Pro Hac Vice.

 

Otros pleitos:

 

En esta página web ya se han analizado los derechos de autor en los videojuegos en reiteradas ocasiones, pinche en los siguientes enlaces:

Derechos de autor y videojuegos 1.

Derechos de autor y videojuegos 2.

Derechos de autor y videojuegos 3.

 

 

TE RECOMENDAMOS LOS SIGUIENTES LIBROS SOBRE DERECHO DE LOS VIDEOJUEGOS.

 

Ludum Lex. Los Secretos Del Derecho Aplicado Al Desarrollo De Videojuegos
La Protección Jurídica De Los Derechos De Autor De Los Creadores De Videojuegos: ‘Statu Quo’ Perspectivas Y Desafíos (Arte y Derecho)
Principios legales de los videojuegos y de los e-sports: 04 (Ciencia y técnica)
Videogame Law: Cases, Statutes, Forms, Problems & Materials, Second Edition (English Edition)
Interactive Entertainment: A Videogame Industry Guide (English Edition)
Protection of videogame mechanic through the patentability of software: A comparative approach
Ludum Lex. Los Secretos Del Derecho Aplicado Al Desarrollo De Videojuegos
La Protección Jurídica De Los Derechos De Autor De Los Creadores De Videojuegos: ‘Statu Quo’ Perspectivas Y Desafíos (Arte y Derecho)
Principios legales de los videojuegos y de los e-sports: 04 (Ciencia y técnica)
Videogame Law: Cases, Statutes, Forms, Problems & Materials, Second Edition (English Edition)
Interactive Entertainment: A Videogame Industry Guide (English Edition)
Protection of videogame mechanic through the patentability of software: A comparative approach
-
-
-
-
-
18,95 EUR
8,00 EUR
22,00 EUR
68,77 EUR
16,11 EUR
39,90 EUR
Ludum Lex. Los Secretos Del Derecho Aplicado Al Desarrollo De Videojuegos
Ludum Lex. Los Secretos Del Derecho Aplicado Al Desarrollo De Videojuegos
-
18,95 EUR
La Protección Jurídica De Los Derechos De Autor De Los Creadores De Videojuegos: ‘Statu Quo’ Perspectivas Y Desafíos (Arte y Derecho)
La Protección Jurídica De Los Derechos De Autor De Los Creadores De Videojuegos: ‘Statu Quo’ Perspectivas Y Desafíos (Arte y Derecho)
-
8,00 EUR
Principios legales de los videojuegos y de los e-sports: 04 (Ciencia y técnica)
Principios legales de los videojuegos y de los e-sports: 04 (Ciencia y técnica)
-
22,00 EUR
Videogame Law: Cases, Statutes, Forms, Problems & Materials, Second Edition (English Edition)
Videogame Law: Cases, Statutes, Forms, Problems & Materials, Second Edition (English Edition)
-
68,77 EUR
Interactive Entertainment: A Videogame Industry Guide (English Edition)
Interactive Entertainment: A Videogame Industry Guide (English Edition)
-
16,11 EUR
Protection of videogame mechanic through the patentability of software: A comparative approach
Protection of videogame mechanic through the patentability of software: A comparative approach
39,90 EUR
error: Content is protected !!