MARVEL. SU HISTORIA, PARTE 4.

CONOCE LA HISTORIA DE MARVEL COMICS. PARTE 4. LA ETAPA DE JIM SHOOTER.

 

Marvel Comics, empresa nacida en 1939, de la mano de Martin Goodman. En sus inicios, llevaba el nombre de Timely Comics. Gracias a la caída de la industria americana del comics, durante los años 50, esta pasó a llamarse Atlas Comics, nombre con el que se mantendría por pocos años, debido a no ser rentable. Luego de su desplome como Atlas, cambió de nombre a Marvel Comics, que se haría famosa desde la creación de su primer equipo de superhéroes.

MARVEL JUNTO A JIM SHOOTER (1978-1987).

 

MARVEL JIM SHOOTER

 

A mediados de los años 70, Marvel Comics se encontraba experimentando una serie de cambios en el puesto de redactor jefe. Luego de que Roy Thomas se retirara de la publicación para dedicarse de lleno a la escritura, una sucesión de escritores, entre los que se encuentran Gerry Conway, Len Wein, Marv Wolfman y Archie Goodwin tomaron posesión del cargo por breves períodos, sólo para encontrar que dicho trabajo resultaba muy intimidante, dado el vertiginoso crecimiento de los títulos y el creciente equipo de trabajo para publicar material. Jim Shooter se unió al equipo de Marvel como editor y escritor asistente, y con el rápido movimiento del puesto de editor, pronto se encontró a la cabeza de las expectativas.

Jim Shooter, es un escritor estadounidense, artista invitado ocasional, editor y publicista de varias historietas. Quien, cuando tenía apenas 13 años de edad, empezó trabajando en DC Comics, cuya primera publicación fue Adventure Comics #346 en julio de 1966, y cuyo método fue dibujar historias completas y luego agregar los diálogos.

Jim Shooter se plantó en las viejas oficinas de Marvel, el 575 de Madison, en enero de 1976. Para ese momento, todo era caos y descontrol. Nos encontramos ante una época convulsa en la Casa de las Ideas, donde la libertad campaba a sus anchas, ya que casi nadie estaba interesado en poner orden en un lugar repleto de energía creativa.

El propio Jim lo relata así: “era un caos y todo iba tarde. Estaba muy desorganizado, y en un tiempo bastante corto estuve en Marvel tres veces, en las que vi tres editores en jefe diferentes, Roy, Len y Marv”.

Shooter fue a la editorial de Spiderman tratando de buscar aire limpio, por lo que no le importaba empezar por lo más bajo. Marv Wolfman contrató a Jim como editor asociado, un puesto sencillo que requería ser una especie chico para todo. En estos días, Shooter revisaba guiones, escribía su propio material e incluso llegó a hacer sus propios pinitos en el apartado gráfico, aunque dejó de lado muy pronto su fase de artista.

La inestabilidad de la compañía afectaba y mucho a la organización del trabajo. De hecho, Wolfman abandonó el máximo puesto dos meses después de fichar a Jim Shooter, asumiendo el cargo Gerry Conway, que describía el Bullpen tal que así : “un puñado de guionistas se habían montado sus pequeños feudos. Dirigían sus cinco o seis títulos como si ellos fueran editores. Así que acababas con una organización amorfa y disfuncional sin ninguna línea de autoridad. Había muchos egos desbocados, porque nadie le decía a nadie que tenía que hacer”.

El cambio de actitud de la regencia de Wolfman a Conway se dejó notar en el núcleo duro de la editorial. Shooter recuerda el momento exacto del canje: “Gerry se dejó caer el día de antes de hacerse cargo y produjo terror, llantos, aullidos y rechinar de dientes. Había pánico en todas partes”.

Gerry Conway duró un suspiro en el cargo, incapaz de controlar ese puñado de creadores con ganas inusitadas de innovar. Sustituido por Archie Goodwin, se puede decir que estamos ante el momento de ascenso de Shooter, tras una breve estancia en la compañía. Goodwin era alguien de increíble talento, además muy interesado en la edición de los tebeos, pero nunca puso gran pasión en la manera empresarial de gestionar la Marvel de la época. Así, Shooter pudo ganarse su confianza, haciendo ese trabajo incómodo que tanto le desagradaba y de paso conectarse de manera directa con el Publisher, nada menos que Stan Lee.

La relación entre Lee y Shooter no comenzó con buen pie, ya que Stan no creía en las capacidades del nuevo editor para controlar la situación. Curiosamente, se le consideraba el segundo al mando y era el que se llevaba todos los rapapolvos de Stan Lee, mientras que Goodwin se abstraía en otros quehaceres.

Mary Jo Duffy, otra persona muy cercana a Goodwin, así lo hace saber: “Jim Shooter quería ese puesto con desesperación, con desesperación y con desesperación. Era la mano derecha de Archie, pero en realidad quería ser Archie. En cierto sentido, toda su etapa trabajando para Archie fue como si hiciera una prueba para el puesto…”. En cambio, Jim siempre se ha defendido de tales ataques, echando balones fuera y señalando hacia las altas instancias: “Stan empezó a darse cuenta de que Archie no quería tomar las riendas y despedir a la gente; sabía que Archie no era un administrativo…”. La cuestión es que la editorial necesitaba tomar medidas, y Shooter le había planteado ciertas posibilidades a Stan que habían funcionado en DC, como la designación de responsables por áreas, que controlasen la producción.

Lee toma la esperada decisión a finales de 1977, dejando a Archie Goodwin en mal lugar y totalmente decepcionado. Jim Shooter sería el nuevo editor en jefe a inicios de 1978. Roy Thomas, el pupilo preferido de Stan, le escribió una carta privada, en cuanto supo la noticia, dejando perlas como estas: “le dije que Jim quería el poder absoluto y que yo no podía convivir con esa situación, y que no lo haría, y que pensaba que era tan ambicioso que bailaría sobre nuestras tumbas”.

A pesar de todos los ruegos y quejas, la decisión había sido tomada y sería inapelable. Shooter ocuparía el cargo desde 1978 hasta 1987, una de las regencias más largas y prósperas, a nivel económico de la compañía.

Fue nombrado con este cargo pasando por encima de personal con muchos años de servicio en Marvel y, durante su estadía en el cargo, personal clave de dicha compañía declinó y se mudó a DC. Pero a pesar de  algunas quejas sobre el presunto modo dictatorial con el que condujo a Marvel, Shooter logró mantener exitosamente la línea de publicación sin retrasos, agregar nuevos títulos, y desarrollar nuevos talentos. Durante este período, el publicador Stan Lee fue trasladado a Los Ángeles para tener un mejor seguimiento de la división animada de Marvel, proyectos de largometrajes y televisión, dejando a Shooter a cargo de la toma de decisiones creativas de las oficinas de Marvel ubicadas en Nueva York.

A pesar de su controvertida personalidad, Shooter supo manejar y remediar muchos de los errores que Marvel cometía, provocando un cierto renacimiento creativo en la empresa. Este incluyó institucionalizar los derechos de los creadores, comenzando con el sello editorial Epic Comics, primero en el que los materiales seguían siendo propiedad de los autores, en el año 1982. Marvel lanzó por la época otros sellos: Star Comics entre 1984 y 1988, para promover propiedades licenciadas dirigidas a jóvenes, y New Universe, para conmemorar el 25º aniversario de Marvel en 1986. Shooter fue responsable de la introducción de la compañía en nuevos y amplios crossovers (Contest of Champions, Secret Wars).

Marvel disfrutó algunos de sus mejores logros bajo la dirección de Jim Shooter como redactor jefe, de los cuales se destaca la creación de Chris Claremont y John Byrne de una de las etapas más recordadas de X-Men. A pesar de que Claremont comenzó a escribir la serie antes de que Shooter se convirtiera en redactor jefe, la historieta alcanzó su mayor popularidad durante su jefatura.

Él consideraba que todo título, por impopular que fuese, merecía una oportunidad de triunfar. Algunos han mantenido que Shooter abandonó la política de Marvel de colocar a los mejores escritores en los títulos de mayores ventas; sin embargo, la noción de «mayores» es subjetiva, y su introducción de ganancias (royalties) tuvo un efecto contrario, alentando a los mejores escritores a seguir trabajando en los títulos de mayor ventas.

A pesar de que títulos secundarios como The Uncanny X-Men y Daredevil alcanzaron un inesperado nivel de popularidad, esto había sucedido en auspicio de escritores y artistas (dibujantes) que, para la época en que fueron asignados a dichos proyectos, eran desconocidos. Durante los años cúspide de Marvel bajo la jefatura editorial de Shooter, la compañía obtenía rutinariamente cerca de tres cuartos de las ventas en el mercado de historietas.

Asimismo, Shooter ayudó a rescatar dos títulos insignia de Marvel Comics, cuando John Byrne tomó, en calidad de escritor y dibujante Los Cuatro Fantásticos, y Roger Stern junto a John Romita, Jr. se convirtieran en el equipo más prominente con El Asombroso Hombre Araña. Fue pionero de una serie de innovaciones en la industria norteamericana de las historietas con juguetes como Guerreros ShogunRom el Caballero EspacialG.I. JoeTransformers, y los formatos de mini-series y novelas gráficas.

En 1981, Shooter llevó a Marvel a la lucrativa especialidad de la venta de historietas con Dazzler Nº 1, introduciendo a una heroína ambientada en la época disco, y relacionada con los X-Men (basada en una película que no fue producida, y que sería protagonizada por Bo Derek). También bajo el reinado de Shooter, Walt Simonson renovó la historieta Thor convirtiéndola de nuevo en líder de ventas.

Ese mismo año, Marvel adquirió el estudio de animación DePatie-Freleng Enterprises que había creado a los famosos Looney Tunes bajo la dirección del animador Friz Freleng y su socio David H. DePatie. El estudio fue renombrado como Marvel Productions Ltd. y comenzó a producir series televisivas de dibujos animados como G.I. JoeThe Transformers y Jem e incluso los Muppet Babies de Jim Henson.

En 1986 Marvel fue vendida a New World Entertainment, que en tan solo dos años, en 1988, la volvió a vender a MacAndrews & Forbes Holdings, cuyo dueño era un ejecutivo de Revlon, Ronald Perelman. En 1991, Perelman convirtió a la compañía en una sociedad anónima que cotizaba en la Bolsa de Nueva York y propició un gran incremento de la valor de acciones. Como parte del proceso, Marvel Productions, que todavía formaba parte de New World, vendió su catálogo televisivo a Saban Entertainment (adquirido a su vez en el año 2001 por Disney).

 

SI QUIERES SABER MÁS SOBRE DERECHO Y COMICS O SOBRE LICENCIAS DE PERSONAJES DE COMICS, TE RECOMENDAMOS:

 

LAS LICENCIAS DE LOS PERSONAJES DE DC.

¿CÓMO PROTEGER UN PERSONAJE DE COMIC?

EL COMIC: PROBLEMAS JURIDICOS.

DERECHO Y COMICS: RELACIÓN

CONOCE LOS ACUERDOS DE LICENCIA DE MARVEL

TE RECOMENDAMOS LOS SIGUIENTES LIBROS DE DC Y DE MARVEL COMICS COMICS QUE PODRÁS ADQUIRIR EN AMAZON.

 

Historia Del Universo Marvel. Edición De Lujo
MARVEL. La enciclopedia: Prólogo de Stan Lee
MARVEL. Grandes Cómics: 100 cómics que crearon un universo
DC COMICS. La Enciclopedia (nueva edición): Nueva edición (DC Cómics)
Historia Del Universo Marvel. Edición De Lujo
MARVEL. La enciclopedia: Prólogo de Stan Lee
MARVEL. Grandes Cómics: 100 cómics que crearon un universo
DC COMICS. La Enciclopedia (nueva edición): Nueva edición (DC Cómics)
38,00 EUR
28,40 EUR
28,45 EUR
28,45 EUR
Historia Del Universo Marvel. Edición De Lujo
Historia Del Universo Marvel. Edición De Lujo
38,00 EUR
MARVEL. La enciclopedia: Prólogo de Stan Lee
MARVEL. La enciclopedia: Prólogo de Stan Lee
28,40 EUR
MARVEL. Grandes Cómics: 100 cómics que crearon un universo
MARVEL. Grandes Cómics: 100 cómics que crearon un universo
28,45 EUR
DC COMICS. La Enciclopedia (nueva edición): Nueva edición (DC Cómics)
DC COMICS. La Enciclopedia (nueva edición): Nueva edición (DC Cómics)
28,45 EUR
error: Content is protected !!