CREEPY: REVISTA DE TERROR 1

CREEPY: REVISTA Y COMIC DE TERROR. PARTE 1.

 

CREEPY FUE EL TÍTULO QUE RECIBIERON DOS REVISTAS ESPECIALIZADAS EN HISTORIETAS DE TERROR: UNA ERA ESPAÑOLA Y LA OTRA ESTADOUNIDENSE. DE ACUERDO CON LO QUE SE DICE EN LA WEB, LA EDICIÓN ESTADOUNIDENSE RECIBÍA CARTAS DE LECTORES QUEJÁNDOSE DE LA INFLUENCIA ESPAÑOLA QUE SE NOTABA EN SUS EDICIONES; MIENTRAS QUE, EN EL CASO DE LA ESPAÑOLA, LO HACÍA RESPECTO A LA INFLUENCIA AMERICANA.

La versión estadounidense apareció en 1964 editada por Warren Publishing. En su momento de mayor auge, «tiraba tres millones de ejemplares, que iban no sólo al mercado estadounidense, también a Canadá, Inglaterra». Por otro lado, la versión española fue editada por Toutain Editor a partir de 1979, formando parte del llamado boom del cómic adulto en España.

Características de Creepy

No cabe duda de que Creepy fue la primera de las tres grandes revistas de cómic de terror editadas por la compañía estadounidense Warren Publishing, la cual, además sacaría «Eerie» (1966-1983) y «Vampirella» (1969-1983). Las tres se acogieron al formato de las revistas en blanco y negro típico de los quioscos de periódicos para poder prescindir del sello de aprobación del Comics Code Authority, que solo se exigía a los comic books.

En este sentido, y siguiendo el modelo de los cómics de terror de EC (1950-1954), recuperaron la figura del anfitrión siniestro encargado de presentar las historietas de cada número, que en este caso se llamaba Uncle Creepy (El Tío Siniestro). Es así como Creepy se distinguió de las otras dos por presentar exclusivamente historietas autoconclusivas, ajustándose así más a su modelo.

Trayectoria.

 

Para ahondar un poco más en el tema podríamos decir que la idea partió de Russ Jones, quien pronto delegó las tareas de edición en Archie Goodwin. Eso sí, en sus primeros números trabajaron artistas como Neal Adams, Dan Adkins, Reed Crandall, Johnny Craig, Steve Ditko, Frank Frazetta, Gray Morrow, John Severin, Angelo Torres, Alex Toth, Al Williamson y Wally Wood.

Sin embargo, la mayoría la abandonaron en octubre de 1967 debido a la falta de financiación, teniendo que sobrevivir la revista a base de reimpresiones hasta 1970.

No fue sino hasta un año más tarde que los dibujantes españoles -muchos de ellos procedentes de Selecciones Ilustradas- empezaron a dominar la revista; en este caso podríamos mencionar a Jaime Brocal Remohí, Rafael Aura León, José María Beá, Luis Bermejo, Martín Salvador, Luis García, Fernando Fernández, José González, Esteban Maroto, Isidro Monés, José Ortiz, Leopoldo Sánchez, Sanjulián y Enrich Torres.

En este sentido también destacaban las aportaciones del norteamericano Richard Corben, los guiones eran obra de Gerry Boudreau, William Dubay, Budd Lewis, Jim Stenstrum, Steve Skeates y Doug Moench, siendo el propio Dubay editor de gran parte de estos números (50-59 y 65-78).

De esta forma, Louise Jones reemplazó entonces a Dubay en las funciones de edición entre los números 79 a 116, mientras la revista acogía los trabajos de dibujantes como el clásico Carmine Infantino y los filipinos Alex Niño, Alfredo Alcala y Rudy Nebres, bajo los guiones de Bruce Jones, Bob Toomey o Roger McKenzie.

 

Dato importante: La revista recayó en las reimpresiones antes de finalizar con su número 145.

Legado: Creepy

Ahora, si de legados hablamos, podríamos decir que en España, por ejemplo, su material fue publicado en las revistas «Dossier Negro» (1968-1988), «Rufus» (1973-1978) y «Creepy» (1979-1985).

Actualmente la compañía Dark Horse está publicando una reedición en volúmenes de la colección original de Creepy y una revista periódica con material nuevo. Planeta DeAgostini traduce el recopilatorio desde 2010.

 

Creepy Vol. 1’, indispensable recopilación de la mítica revista

creepy03.jpg

No nos cabe dudas de que son muchísimos los fanáticos de los cómics de terror, de cualquier edad, que recuerdan esta mítica revista que comenzó su andadura en 1964. ‘Creepy’ era sinónimo de historias cargadas de humor negro, escenas truculentas y pasión por las criaturas surgidas de la oscuridad: vampiros, hombres lobo, muertos vivientes…

Podría decirse básicamente que esta publicación nació con la intención de ser la sucesora de las historias de crímenes y terror que publicaba la editorial EC, que precisamente fueron uno de los detonantes de la persecución que sufrió el cómic en los años 50 con el psiquiatra Fredric Wertham al frente, quien escribió el libro ‘La seducción del inocente’. Como ‘Creepy’ se publicaba como una revista, y no como un comic-book, pudo librarse de las restricciones que imponía el tristemente célebre Comics Code Authority.

Una vez esto sucedió, los autores tenían carta blanca para utilizar todos los personajes horrendos y las historias más macabras que se les pasaran por la cabeza. Todas ellas presentadas por un anfitrión de primera clase, el carismático Tío Creepy, quien rebuscaba continuamente entre sus polvorientos libros y su portentosa memoria para contar a sus lectores estas historias para no dormir.

Ahora siendo aún más sinceros, si a alguien hay que agradecerle la calidad que caracterizaba a la mayor parte de estas narraciones, ese es sin duda Archie Goodwin; quien fungió como guionista de buena parte de las historias contenidas en la revista, también fue el director de ‘Creepy’ durante sus primeros años.

Asimismo, una de las máximas principales en sus guiones era que los finales debían ser sorprendentes, inesperados y, buena parte de las veces, terriblemente salvajes. Pese a que no siempre lo conseguía, resulta difícil acercarse a una de estas historietas y no esbozar al menos una sonrisa socarrona ante las ocurrencias de este autor.

 

 

creepy02.jpg

 

 

Como si todo esto fuese poco, Goodwin se rodeó de una cantera de excelentes dibujantes, entre los que destacan Jack Davis, Joe Orlando, Angelo Torres y Al Williamson. Todos estos grande artistas de corte clásico, con muy buena mano para jugar con los claroscuros, sirvieron para dar vida a los monstruos y criaturas más terribles del imaginario popular.

Ya en este punto hay que decir que tampoco se puede pasar por alto la presencia del maravilloso Frank Frazetta, que normalmente se limitaba a ilustrar las portadas, pero también dibujo algunas historias, como ‘¡El Hombre Lobo!’.

Gracias a Planeta, en España podemos encontrar la reedición que desde hace un tiempo está publicando Dark Horse, con tapa dura y fiel al formato de la revista original. En este primer volumen, todos los fanáticos del verdadero terror encontrarán los cinco primeros números de ‘Creepy’, en los que destacan historias como ‘El guardarropa de los monstruos’, ‘Tratando con lobos’, ‘La casa del juez’ y ‘Una historia de éxito’, esta última protagonizada por un historietista que asesina a sus ayudantes.

Asimismo también hay que señalar que, la única pega de ‘Creeepy’ es que entre tantas historias y tanto desfile de artistas, el resultado final es un tanto irregular por las diferencias de calidad entre unos y otros. Lo cual no impide que a nivel de conjunto sea una lectura excelente.

Otro punro que podría destacarse sería buscar una mayor variedad de temas. En este primer tomo abundan los típicos vampiros y hombres lobo, con algún tímido intento por ir más allá, como las historias de corte de ciencia-ficción. Al fin y al cabo, estos eran los primeros pasos de ‘Creepy’ y, como suele decirse, lo mejor aún está por llegar.

Joyas de Creepy

LAS MIL CARAS DE JACK EL DESTRIPADOR

 

Podría decirse que con esta obra se inauguraba en 1986 la colección Joyas de Creepy, en referencia a una revista que, en su edición española, había recogido a lo largo de 1984 las nueve historias que conforman el volumen. Hay que decir en este punto que esta obra supuso para ambos autores su regreso a la editorial de Josep Toutain, tras su estancia en ese breve espejismo de libertad creativa que fue la revista Metropol.

Sin duda una de las cosas más curiosas de un asesino en serie como Jack el Destripador es que habiéndose cobrado únicamente cinco víctimas –ya en la época había asesinos que superaban holgadamente esa cantidad– ha logrado mantener su resonancia hasta nuestros días.

Esta fascinación por el mito de El Destripador se ha plasmado en todas las manifestaciones artísticas posibles, desde un musical a un episodio de Star Trek. Obviamente la historieta no se ha visto libre del legado de Jack. Al reciente From Hell de Alan Moore y Eddie Campbell, se unen el Gotham, Luz de gas de Bryan Augustyn y Mike Mignola, La linterna mágica de Guido Crepax, o La Patrulla Condenada que guionizara Grant Morrison. Y estos sólo serían ejemplos dispersos de diferentes plasmaciones tebeísticas de la leyenda de Jack.

Las mil caras de Jack el Destripador parte del último asesinato de El Destripador (el de Mary Kelly, perpetrado el 9 de noviembre de 1988), que se presenta en el relato que da título al recopilatorio. En esta edición se da rienda suelta a la fértil imaginación del autor, entremezclando relatos protagonizados por almas vacías sin la figura de Jack, con otros posibles asesinatos cometidos por un criminal que nunca llegó a ser capturado.

El guionista basa su ficción en un conocimiento de la realidad del Londres de la época, de hecho situaciones que plantea en su relato inicial aparecen también en otras obras más “serias” como From Hell. Partiendo de esos sustratos de ambientación realista, desarrolla una serie de historias en las que reflexiona sobre la inmortalidad del Mal, sobre sus diferentes manifestaciones y encarnaciones.

Sin duda la fascinación por lo mórbido, la locura, el convertir el asesinato en una forma de vida, o hacer de él una útil herramienta que te permite mantener abierto tu negocio de hostelería son algunos de los motivos que impulsan a aquellos que se creen herederos del legado de El Destripador.

También habría que mencionar que el creativo se aleja del enfoque maniqueo que tanto lastra a otras narraciones del género. Aquí el Mal no siempre paga, por el contrario se podría decir que saben apreciar los delitos ajenos bien cometidos, e incluso saborear la pieza impropia si está bien cocinada.

En esta edición existen personajes bien definidos, diálogos cortos y efectivos, así como ausencia de textos de apoyo; estas serían quizá algunas de las características externas del excelente trabajo de Antonio Segura.

 

TE RECOMENDAMOS LAS SIGUIENTES ENTRADAS DE NUESTRO PORTAL:

COMICS DE TERROR 1 

COMICS DE TERROR 2 

COMICS DE TERROR 3 

COMICS DE TERROR 4

COMICS DE TERROR 5

CENSURADE COMICS DE DC 

 

TE RECOMENDAMOS LOS SIGUIENTES COMICS DE TERROR QUE PODRÁS ADQUIRIR EN AMAZON.

Creepy Archives Volume 1 (Creepy Archives 1, 1)
Creepshow de Stephen King y Bernie Wrightson (Independientes USA)
13 Historietas De Terror Ibérico
17 historietas de terror oriental
La noche del terror ciego: 2 (Applehead Cómics)
Creepy Archives Volume 1 (Creepy Archives 1, 1)
Creepshow de Stephen King y Bernie Wrightson (Independientes USA)
13 Historietas De Terror Ibérico
17 historietas de terror oriental
La noche del terror ciego: 2 (Applehead Cómics)
23,65 EUR
19,00 EUR
11,35 EUR
11,35 EUR
12,30 EUR
Creepy Archives Volume 1 (Creepy Archives 1, 1)
Creepy Archives Volume 1 (Creepy Archives 1, 1)
23,65 EUR
Creepshow de Stephen King y Bernie Wrightson (Independientes USA)
Creepshow de Stephen King y Bernie Wrightson (Independientes USA)
19,00 EUR
13 Historietas De Terror Ibérico
13 Historietas De Terror Ibérico
11,35 EUR
17 historietas de terror oriental
17 historietas de terror oriental
11,35 EUR
La noche del terror ciego: 2 (Applehead Cómics)
La noche del terror ciego: 2 (Applehead Cómics)
12,30 EUR

 

error: Content is protected !!