John McCarthy: el padre de la Inteligencia Artificial

CONOCE A JOHN McCARTHY: EL PADRE Y PIONERO DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL (I.A,).

 

HAY TEORÍAS, CONCEPTOS, REFERENCIAS HISTÓRICAS Y TECNOLOGÍAS, QUE NO SON PROPIEDAD DE UN HOMBRE O UN CIENTÍFICO EN PARTICULAR, PERO NO SE PUEDE HABLAR DE ELLAS SIN QUE SE NOMBREN ALGUNAS PERSONAS REFERENTES EN CADA UNA DE LAS ÁREAS. TAL ES EL CASO DEL CIENTÍFICO Y PROFESOR JOHN MCCARTHY, QUIEN FUE UNO DE LOS GRANDES EXPONENTES DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL. SUS APORTES EN EL MUNDO DE LA CIENCIA Y LA TECNOLOGÍA FUERON REALMENTE IMPORTANTES PARA QUE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL DIERA SUS PRIMEROS PASOS Y AVANZARA DE FORMA VERTIGINOSA A TRAVÉS DE LOS AÑOS.

 

Si hoy la ciencia juega con la idea de un ordenador que pueda pensar, es gracias a la labor del pionero de la computación John McCarthy, A quien se le debe el concepto de inteligencia artificial, ya que lo acuñó en la década de los años 50.

El lenguaje de programación Lisp, estrechamente ligado a ese campo de investigación, y el concepto de tiempo compartido en informática, por el que muchos usuarios pueden conectarse a un ordenador central, fueron uno de los aportes más importantes que dejó McCarthy en su vida profesional.

En un documento publicado en 2007 por la Universidad de Stanford, donde enseñó desde 1962 hasta su jubilación en 2000, explicó que él entendía por inteligencia artificial (IA) «la ciencia y la ingeniería de crear máquinas inteligentes, especialmente programas de computación inteligentes. Está relacionada con la tarea similar de utilizar ordenadores para comprender la inteligencia humana, pero la IA no se limita a métodos que sean observables biológicamente».

En el momento fundacional de la inteligencia artificial, fue una conferencia organizada por él mismo en la Universidad de Darmouth en 1956. Allí planteó sus objetivos: «Este estudio procederá sobre la base de la conjetura de que todos los aspectos del aprendizaje o cualquier otro rasgo de la inteligencia pueden, en principio, ser descritos de una forma tan precisa que se puede crear una máquina que los simule».

Más de medio siglo después, no hay aún ordenadores que imiten el pensamiento. Los hay que se mueven, hablan y responden, pero la equiparación a la vida aún parece muy lejana. En 1978 McCarthy ya se temía esto, y dijo que para crear una verdadera inteligencia artificial se necesitaría el trabajo de «1,7 Einsteins, 2 Maxwells, 5 Faradays y la financiación de 0,3 Proyectos Manhattan, siempre y cuando ese proyecto viniera después de los necesarios descubrimientos conceptuales».

McCarthy investigó profusamente las posibilidades de que una máquina tuviera el mayor grado de humanidad posible: el libre albedrío. «¿Podrá un ordenador decir algún día: puedo, pero no quiero?», se preguntó en 1999. «Hay diferentes tipos y niveles de libre albedrío. Un automóvil tiene libre albedrío, un programa de ajedrez tiene un mínimo nivel de libre albedrío y un ser humano dispone de él en mucho mayor grado. Sistemas con niveles humanos de inteligencia artificial, es decir, aquellos que se equiparen o sobrepasen la inteligencia humana, necesitarán más que los programas de ajedrez actuales, incluso para ser sirvientes útiles».

John MacCarthy: Su familia y primeros pasos.

 

John McCarthy nació el 4 de septiembre del año 1927, en la ciudad de Boston, Massachusetts, Estados Unidos, en plena época del periodo denominado como la Gran Recesión. Su familia era un humilde hogar de emigrantes europeos. poco parecía presagiar que este niño prodigio iba a convertirse en un digno sucesor de Alan Turing.

Por la delicada salud de su hermano menor, los McCarthy comenzaron a vagar por todo el país en busca de las oportunidades de trabajo. Al final, consiguieron establecerse en la ciudad de Los Ángeles, en la costa oeste de los Estados Unidos.

John pasó su adolescencia en la ciudad de las estrellas de Hollywood, pero su realidad estaba muy alejada del arte. Desde temprana edad fue un estudiante sobresaliente en matemáticas, lo que lo llevó a entrar en contacto con el Instituto de Tecnología de California el Caltech, al que pidió permiso para estudiar sus libros usados.

El futuro padre de la inteligencia artificial intentaba estudiar mientras trabajaba de carpintero, pescador, inventor. Por ejemplo, ideó un exprimidor de naranjas hidráulico, entre otras cosas, todo con el objetivo de ayudar a las familias.

Cuando entró oficialmente a estudiar matemáticas en el Caltech había estudiado tanto por su cuenta que le permitieron saltarse los dos primeros cursos. Se licenció en 1948 y se doctoró, también en la misma materia, en 1951 en Princeton. Hasta ahí la carrera de McCarthy era solo un poco más rápida de lo normal, pero ya tenía en mente su gran obsesión: la inteligencia de las máquinas.

Trayectoria laboral.

El verano de 1955, lo pasó en IBM, fue allí donde comprendió que las computadoras digitales ofrecían la maravillosa posibilidad de construir inteligencias artificiales, llegando más lejos que los meros estudios abstractos que le exponían las Máquinas de Turing y la Teoría de los Autómatas de Von Neumann.

En 1956, John organiza la mítica conferencia de Dartmouth donde, en su discurso, acuña por primera vez el término inteligencia artificial, definido como la ciencia e ingeniería de hacer máquinas inteligentes. Allí planteó los objetivos que le perseguirían toda su Carrera.

En 1958, antes de trasladarse a Stanford, McCarthy fundó el laboratorio de IA en el Instituto de Tecnología de Massachusetts. Paralelamente, ideó el concepto de tiempo compartido en computación. «Recuerdo que comencé a pensar en ello en los años de mis primeros contactos con ordenadores y me sorprendió que ese no fuera el objetivo principal de IBM y de otros fabricantes de ordenadores», escribió en 1983.

Por «tiempo compartido», McCarthy entendía «un sistema operativo que permitiera a cada usuario de un ordenador comportarse como si tuviera el control total de ese ordenador». Eran los años cincuenta del siglo pasado y los ordenadores personales eran ciencia-ficción. Investigadores como McCarthy creían que, además, serían caros, por lo que intentó facilitar que muchos usuarios pudieran conectarse simultáneamente a un superordenador.

Hasta la década de 1960 trabajó en la investigación de temas relacionados con la inteligencia artificial, arropado por el título de profesor ayudante. Fue a partir de 1960 cuando se dejó el cabello largo y se movió en movimientos contraculturales. Luchó contra el posible mal uso de la información de los bancos de datos, y en la década de 1970 buscó a su verdadero yo practicando con su segunda mujer paracaidismo y escalada.

A pesar de rechazar el marxismo, como pocos científicos, la política nunca dejó de interesarle, y a lo largo de su vida participó en numerosas campañas públicas. Se interesó en que la computación fuera cada vez más de dominio público.

 

McCarthy, una leyenda para los programadores.

 

El texto inaugural lo realiza junto a Marvin Minsky y Claude Shannon, dos prestigiosos científicos que pronto abandonaron el estudio de este campo para orientarse hacia la computación o la teorización matemática. Sin embargo, McCarthy se consagra como padre de la inteligencia artificial no solo por lograr abrir y convertirlo en un campo de investigación nuevo, sino por seguir aportando evidencias para su desarrollo durante medio siglo.

En los años siguientes, McCarthy se dedicó a sembrar por las mejores universidades laboratorios de inteligencia artificial, un trabajo del que todavía hoy recogemos frutos. Estaba contagiado de un optimismo inquebrantable: estaba convencido de que podía conseguir que las máquinas pensaran. “La velocidad y capacidad de memoria de los computadores actuales puede ser insuficiente para estimular muchas de las funciones más complejas del cerebro humano, pero el principal obstáculo no es la falta de capacidad de las máquinas, sino nuestra incapacidad de escribir programas que aprovechen por completo lo que tenemos”, llegó a enunciar en esos años.

Él mismo buscó la solución a su problema y creó Lisp, el segundo lenguaje de programación de alto nivel más antiguo que existe. El Lisp era uno de los lenguajes favoritos de los hackers originales, con el que intentaban hacer jugar al ajedrez a las primitivas máquinas de IBM de finales de los 50. Tal vez por eso dominar este lenguaje tiene tanta consideración en la jerarquía de los programadores. Este sistema fue necesario para el desarrollo de la otra gran contribución de McCarthy: la idea de tiempo compartido. En una época donde el ordenador personal parecía ciencia-ficción, John ideó la teoría de un super ordenador central al que muchas personas pudieran conectarse a la vez. Fue uno de los pilares de la futura creación de Internet.

Su dilema con el Test Turing.

 

A pesar de sus esfuerzos, este sistema no le sirvió a McCarthy para conseguir su verdadero objetivo, que era que un ordenador pasara el test de Turing, según el cual un humano realiza preguntas a través de la pantalla de un ordenador. Posteriormente, la máquina debía descifrar si le estaba respondiendo un humano u otro ordenador. Por ahora, ningún ordenador lo ha conseguido.

“Él creía en que la inteligencia artificial consistía en crear una máquina que realmente pudiera replicar la inteligencia humana“, declaró la investigadora Daphne Koller, del laboratorio de Inteligencia Artificial de la Universidad de Stanford (California), donde McCarthy trabajó casi 40 años.

Por eso, el investigador rechazó la mayor parte de las aplicaciones de inteligencia artificial desarrolladas en la actualidad, están dirigidas, únicamente, a que las máquinas imiten comportamientos, pero no a que aprendan.

ARTÍCULOS RECOMENDADOS Y FUENTES UTILIZADAS.

Además de esta publicación, ya hemos analizado la Inteligencia Artificial en otros artículos.

Inteligencia artificial, ¿Qué es?.

Su aplicación en los videojuegos.

Inteligencia artificial, retos jurídicos 1.

Inteligencia artificial: retos jurídicos. 2.

 

Si te has quedado con las ganas de saber más sobre la Inteligencia Artificial, ¡no dejaremos de sorprenderte!

TE RECOMENDAMOS LOS SIGUIENTES LIBROS SOBRE INTELIGENCIA ARTIFICIAL QUE PODRÁS ADQUIRIR EN AMAZON.

 

Inteligencia artificial para los negocios. 21 casos prácticos y opiniones de expertos
Inteligencia artificial. Tecnicas
INTELIGENCIA ARTIFICIAL: UNA HISTORIA ILUSTRADA
Artificial Intelligence: A Modern Approach, Global Edition [Inglés]
Inteligencia artificial: 101 cosas que debes saber hoy sobre nuestro futuro (Alienta)
Inteligencia Artificial: Una Guía Completa sobre la IA, el Aprendizaje Automático, el Internet de las Cosas, la Robótica, el Aprendizaje Profundo, el Análisis Predictivo y el Aprendizaje Reforzado
Inteligencia artificial para los negocios. 21 casos prácticos y opiniones de expertos
Inteligencia artificial. Tecnicas
INTELIGENCIA ARTIFICIAL: UNA HISTORIA ILUSTRADA
Artificial Intelligence: A Modern Approach, Global Edition [Inglés]
Inteligencia artificial: 101 cosas que debes saber hoy sobre nuestro futuro (Alienta)
Inteligencia Artificial: Una Guía Completa sobre la IA, el Aprendizaje Automático, el Internet de las Cosas, la Robótica, el Aprendizaje Profundo, el Análisis Predictivo y el Aprendizaje Reforzado
18,95 EUR
64,96 EUR
14,20 EUR
63,22 EUR
14,20 EUR
13,69 EUR
Inteligencia artificial para los negocios. 21 casos prácticos y opiniones de expertos
Inteligencia artificial para los negocios. 21 casos prácticos y opiniones de expertos
18,95 EUR
Inteligencia artificial. Tecnicas
Inteligencia artificial. Tecnicas
64,96 EUR
INTELIGENCIA ARTIFICIAL: UNA HISTORIA ILUSTRADA
INTELIGENCIA ARTIFICIAL: UNA HISTORIA ILUSTRADA
14,20 EUR
Artificial Intelligence: A Modern Approach, Global Edition [Inglés]
Artificial Intelligence: A Modern Approach, Global Edition [Inglés]
63,22 EUR
Inteligencia artificial: 101 cosas que debes saber hoy sobre nuestro futuro (Alienta)
Inteligencia artificial: 101 cosas que debes saber hoy sobre nuestro futuro (Alienta)
14,20 EUR
Inteligencia Artificial: Una Guía Completa sobre la IA, el Aprendizaje Automático, el Internet de las Cosas, la Robótica, el Aprendizaje Profundo, el Análisis Predictivo y el Aprendizaje Reforzado
Inteligencia Artificial: Una Guía Completa sobre la IA, el Aprendizaje Automático, el Internet de las Cosas, la Robótica, el Aprendizaje Profundo, el Análisis Predictivo y el Aprendizaje Reforzado
13,69 EUR
error: Content is protected !!